Posteado por: bliques | noviembre 10, 2010

TODOS ERAN MIS HIJOS

 

Esta obra original de Arthur Miller está ambientada en el final de la 2ª Guerra Mundial y sus temas principales son el amor, el dolor y el deseo de un futuro mejor para la familia. Cuenta la historia de una familia estadounidense, formada por Joe y Kate Keller y su hijo, Chris, que intenta volver a la normalidad varios años después del final de la guerra. Durante ésta muere el hermano mayor de Chris, Larry, aunque la madre piensa que no está muerto y que volverá algún día. La tensión crece cuando llega como invitada Ann, antigua novia de Larry, que ahora quiere casarse con Chris. Los padres no lo aprueban y la obra termina en tragedia.

Me ha gustado bastante porque el argumento es muy bueno y, aunque al principio parecía que iba a tratar sobre un amor imposible, luego se va desarrollando una trama mucho más profunda sobre secretos, negocios y cuestiones morales. A veces los personajes parecían un tanto “bipolares”, pues tan pronto estaban recordando viejos tiempos alegremente como empezaban a discutir exaltados y comenzaban una pelea.

El decorado ha sido de los mejores que he visto en el teatro, pues representaba muy bien el porche de una casa americana y la iluminación también mostraba las horas del día dándole una gran veracidad a la obra.

Destaco las actuaciones de Gloria Muñoz como Kate y, sobre todo, de Carlos Hipólito como el padre, ya que transmitía muy bien lo que sentía. A la salida les dimos la enhorabuena a los actores.

CARLA T. AMILBURU (1º bachillerato)

Anuncios

Responses

  1. Esta historia se sitúa acabada ya la II Guerra Mundial, en la época de posguerra. Joe Keller, antiguo fabricante de electrodomésticos, vio durante el conflicto su gran oportunidad: fabricar piezas de aviones de combate. Las heridas todavía permanecen abiertas, pues a uno de sus hijos, Larry, se le ha dado por muerto. La señora Keller se niega a aceptar su muerte, y espera ansiosa su retorno. Cris, el otro hijo de los Keller, mantiene una relación con Ann, antigua novia de Larry. Poco a poco se irán desvelando al espectador el oscuro secreto de la familia y los lazos de ésta con el padre de Ann, haciendo que la actitud que al principio parecía locura se revele como algo mucho más complejo, fruto del inconfesable secreto de Joe Keller…

    En mi opinión, la obra es magnífica, ya que, además de mantener la intriga de principio a fin, refleja excepcionalmente bien la psicología de cada uno de los personajes. El padre, Joe, ganó dinero para su familia, causando graves efectos sobre ésta y otras muchas personas. La madre se escuda en la esperanza de que su hijo sigue vivo para evitar un sentimiento de odio que la acosa. Cris, quien hablaba bien de todo el mundo, hasta de los vecinos que odian a su familia, cambiará radicalmente de actitud cuando se entere de que el dinero del que está disfrutando está manchado de sangre. Además, la obra pone moralmente entre la espada y la pared al espectador, ya que le hace reflexionar acerca del “qué harías tú?”. “¿Asumirías el riesgo de que personas inocentes murieran por tu culpa con tal de ganar dinero para tu familia?”. “¿Culparías a otros para defenderte a ti mismo?”.

    En definitiva, tanto la obra como la interpretación de los actores (Carlos Hipólito, Gloria Muñoz, Fran Perea, Manuela Velasco, Jorge Bosch, Alberto Castrillo-Ferrer, María Isasi, Nicolás Vega y Ainhoa Santamaría) me parecieron magistrales, y sin duda recomiendo a la gente que le guste el teatro que la vea.

    Un saludo.
    Javier Carballo (Bachillerato)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: