Posteado por: bliques | febrero 4, 2015

Las puertas de lo posible. Tercer relato: “Acuático”.

desierto con agua - imagen de locuraviajes.comlas puertas de lo posible

Pasamos a nuestro tercer relato: “Acuático”.

Seguro que tenéis comentarios tan jugosos como los  anteriores. Aquí podéis leer unas cuestiones que os servirán de guía:

PREGUNTAS PARA EL CUENTO  “ACUÁTICO”

¿Qué tipo de profesión es la de acuático? ¿Cuál es su papel? ¿Qué rutinas la configuran?

Define “terro”. ¿Qué persiguen los ecoterros? ¿Y los llamados “misioneros hidráulicos”?

La soledad forma parte de la vida del trabajo del acuático. ¿Cómo logra soportarla? ¿Qué incentivos laborales están diseñados para hacérsela más tolerable?

En el cuento, a pesar de su brevedad, el personaje evoluciona. ¿En qué consiste ese cambio?

Ya has leído tres relatos y empiezas a entender el mundo que refleja el libro. ¿Qué opinión te merece?

 

Anuncios

Responses

  1. Este tercer relato llamado “Acuático” mantiene la línea de los relatos anteriores, que es una visión futurista de la vida impregnada de ficción.
    Esta vez describe una de las profesiones más importantes de este nuevo mundo, que es la de acuático.

    Su misión consiste en controlar el estado del agua y la circulación de ésta por sus correspondientes tubos. Y sí, el agua circula por tubos, no de manera libre, como es lo habitual.

    Además de ser un duro trabajo el de acuático no sólo por el hecho de tener que revisar que todo marche bien, es un trabajo que exige la soledad absoluta y el mínimo de vacaciones. Por otra parte, debe hacer frente a los “terros” que son personas que quieren la vuelta el mundo primitivo y atentan contra la estructura del nuevo mundo en el que viven.

    Finalmente, la historia da un giro totalmente radical y es que el protagonista conoce a una supervisora en una de las revisiones. Con ella entabla una relación de amistad y le hace ver una visión completamente distinta del mundo, que le hace convertirse en un terro, personaje al que antes odiaba.

  2. Otra vez un relato que,además de ser realmente interesante, nos lleva a hacer una profunda reflexión.

    El tema principal de “Acuático” es la escasez de agua que sufre nuestro planeta, un problema muy actual del que el autor se sirve para plantear la hipótesis de que en un futuro haya que canalizarla, lo que provocará la pérdida de uno de nuestros mayores tesoros, la naturaleza, y por tanto, su belleza, belleza que ha inspirado a grandes poetas como Machado o a pintores como Van Gogh, o que simplemente cautiva a todo aquel que se para a contemplarla. ¿Quién no sería capaz de sentirse conmovido por ella?

    No obstante, en este relato, se nos presenta a un personaje protagonista solitario, mecanizado y sin sentimientos, sentimientos que no desarrolla por vivir en un entorno de tuberías y tierra. Este personaje es el conocido como guardián del agua que se dedica a vigilar los conductos que transportan este indispensable líquido manteniéndolo a salvo de los terros. Sin embargo, la forma de pensar del protagonista se verá alterada con la aparición de la inspectora Sonia, una mujer llena de sensibilidad, y por tanto, la antítesis de este. En este choque de opuestos, Sonia le transmitirá al insensible guardián su amor por la naturaleza, con lo que el autor pone de manifiesto de nuevo la diferencia de capacidad y sensibilidad entre el hombre y la mujer.

  3. Como hasta hora, este relato nos plantea una realidad futura que se puede convertir en realidad. Para el autor, el agua, en un futuro que no concreta, se convertirá en uno de los bienes más preciados, casi convertido en un articulo de lujo. El autor nos plasma (y lo vuelve hacer en un cierto tono crítico) un entorno sin agua “en libertad”, es decir, ni discurriendo por un valle o por la montaña, sino en complejos sistemas de tuberías de diferentes tamaños,y capacidad (como ocurre hoy en día con los ríos, los hay mas grandes o pequeños), completamente vigilados por personas cómo Acuático. Su trabajo consiste en y controlar todo este complejo sistema, en una rutina monótona, deprimente , en la que según nos cuentan vive sumido y ha conseguido superar, encontrando sentido al pacifico sonido del agua. Una de sus principales funciones es evitar que los terros, consigan desviar cantidades de agua para sus propios fines y lo que nos sorprende es que el propio Acuático, casi sin contarnos por qué, acaba convirtiéndose en uno de ellos.

    En este relato, el autor sigue apostando por una forma crítica de pasmarnos el futuro, haciendo realidad todos esos temores que hoy en día nos asaltan sobre éste. Creo que es una buena forma de hacernos pensary desde luego lo está consiguiendo.

  4. En este tercer relato, se nos vuelve a evocar a un futuro que, lejos de quedarse en algo ficticio puede convertirse en una realidad.
    Se nos habla de como el agua es un bien tan preciado que no se deja que corra libre, es más se lleva por tuberías meticulosamente revisadas a diario por unas determinadas personas, las cuales viven en absoluta soledad casi, ya que ocupan la mayor parte de su tiempo en la revisión de dichas tuberías. Al ser un bien tan preciado ese agua dulce que corre por las tuberías, existen ciertos terros, personas que quieren atentar contra esa forma de vida que se lleva.
    Cierto día, una terro, infiltrada como una de las inspectoras de las instalaciones, se aprovecha de que el guardián es débil sentimentalmente y consigue llamar su atención, para que, en un tercer día, sumado a los dos que eran los normales de la revisión, hacer que de una cañería brotara agua y soltar pequeñas crías de peces, pero es descubierta y pone en necesidad al guardián de llamar a la policía, pero los días posteriores, este acaba siendo atraído por ese flujo del agua libre, lo desconocido y a la vez precioso, ese sonido que nunca había visto, ya que el mundo se vino abajo con la sociedad derrochadora del pasado.
    En definitiva un relato muy bonito a la par que alarmante, ya que nos avisa de una situación que podría darse de aquí a unos años si no cuidamos nuestro entono.

    • En este tercer texto se nos plantea nuestro mundo en un futuro donde el agua es el bien más preciado pues es sumamente escaso, el agua ya no corre libre por ríos y mares, esta completamente controlada por guardianes del agua para no malgastar ni una gota y donde los amantes de la naturaleza que quieren que el agua fluya libre son auténticos criminales(terros).
      Esta historia es contada por un guardián del agua que tras conocer a una mujer terro hace que todas sus ideas cambien, convirtiéndose él también en un terro.
      Este texto me ha hecho pensar mucho en nuestra forma de vivir, como malgastamos nuestro recursos a una velocidad exagerada en una sociedad donde sólo nos importa nuestro bienestar y nuestro presente sin tener en cuenta las terribles consecuencias que puede tener nuestro derroche. Malgastamos el agua sin control, como si fuera eterna sin preguntarnos que podría pasar, hasta que punto podría llegar la falta de agua.
      Me ha parecido un buen relato que incita a pensar en un futuro negro probable , en los cambios que deberíamos hacer en nuestra forma de gastar los recursos naturales en vez de mirar para otro lado.

  5. Una vez más, un relato muy interesante que plantea un problema que posiblemente no sea muy lejano.

    La aparición de guardianes del agua “Acuático” encargados de controlar el agua y evitar que sea robada (o liberada) por los terros.
    En el relato el agua es transportada mediante cañerías y no se encuentra fluyendo libremente, el trabajo de los Acuáticos es proteger este sistema y asegurarse de que el agua esté siempre controlada, el trabajo de Acuático conlleva vivir en soledad y resulta ser un trabajo muy duro.
    El agua, un líquido transparente puede llegar a valer mucho más que el oro por el más uso que se realice.

    Al final del relato, el protagonista que trabaja como Acuático finalmente se convierte en terro.

    Aparentemente este problema es un problema a largo plazo, aunque seguramente tal y como usamos el agua, llegará a valer más que el oro en un corto plazo de tiempo.

    Otro gran relato que nos muestra futuros problemas. Futuros, pero que posiblemente lleguen a ser reales.

  6. “Acuático” es un capitulo que nos plantea la visión futura del uso del agua, en primer lugar se nos describe los pensamientos de un “Acuático”o “Guardián del Río”, el cual es sometido a un aislamiento para supervisar la fluctuación del agua por las tuberías, y como denomina a ese agua que pasa por estas y que escucha pasar, y como lo llama “río”, esto puede ser ocasionado porque es la única corriente de agua que conocen, lo cual me resulta bastante crítico por parte del autor y que nos plantea a los lectores concienciarnos, más si cabe, del uso del agua.
    A continuación, nos expone la vida de estos guardianes, y como debido al aislamiento, de no ser por las vacaciones y los descansos, unos cuantos años podrían verse como un largo día. Además, añade que el motivo por el que se llega a ese trabajo y se aspira a él es el “privilegiado retiro” a la edad de 50 años.
    Después, compara las partes de un río como el que conocemos hoy en día con los tubos de la época futurista y la administración de agua dulce actual con la futura y la mentalidad futura de esta comparación, y de como piensan que es un sistema primitivo y criminal que no deja al hombre como lo que es, el responsable de este escaso recurso.
    Explica como ejecuta todas y cada una de las tareas que le enseñaron en la escuela de guardianes, como deben procurar la seguridad de este sistema y nos relata una de las inspecciones que se habían llevado a cabo, y de como en esta se encuentra con una chica llamada Sonia con la que podemos apreciar la diferencia de opiniones, de como la chica, la cual resulta ser finalmente un “terro” aprecia la naturaleza salvaje y como el guardián cree en el sistema establecido, aunque finalmente se vea conmovido por la visión de la naturaleza.
    Este relato ha sido el mejor hasta el momento, donde observamos una crítica social a la aceptación de lo dictaminado y la no comprensión de lo diferente, aunque finalmente el protagonista, al ver la maravillosa visión de la naturaleza, dude de lo estipulado anteriormente.

  7. Este tercer relato nos hace reflexionar sobre una de las cosas mas importantes que tenemos y a la cual no le damos tanta importancia como deberíamos, el agua.
    En él aparece una nueva profesión conocida como “acuático”, que son personas encargadas de controlar los suministros de agua para que no sea desperdiciada por la sociedad, la cual quiere volver a tener una naturaleza como la de antes. Pero esta profesión tiene un claro perjuicio, las personas que se dedican a ella tienden a sumirse en la soledad y por eso son capaces de saber la estación del año que es solo por el sonido que produce el agua al fluir.
    Al final de este relato se produce un giro en los acontecimientos, en el que el protagonista, siendo un acuático se convierte en un ladrón de agua debido a la presencia de una mujer que le influye en sus acciones y emociones.
    Este relato me ha hecho reflexionar acerca de cómo utilizamos el agua y que es muy posible que lo que nos cuenta guarde relación con lo que pueda pasar en un futuro no muy lejano.

  8. El tercer relato es “ Acuático”. En él se narra la vida de una persona que se dedica a vigilar un bien muy escaso y preciado: el agua.

    Su trabajo es revisar y mantener las instalaciones de tuberías, embalses y demás infraestructuras para que el agua se mantenga siempre retenida. En contra de esta ideología de “guardar” el agua, se encuentran los terreos: grupo de terroristas que luchan por conseguir que los ríos sigan surcando por su cauce natural.

    El protagonista del relato ha sido “adoctrinado” desde la infancia de que este líquido tiene que estar controlado para el bien de la sociedad. En su vida aparece Sonia, una mujer que oculta su auténtica ideología pero mas tarde será descubierta. Nuestro personaje queda maravillado por la personalidad de ella y sus convicciones: agua libre, naturaleza, seres vivos…..

    Finalmente el guardián incumple la regla que siempre había defendido y consigue que el agua fluya lentamente dando una pequeña pero intensa vida.

  9. Una vez más, José María Merino nos muestra un mundo futurista en otro de sus relatos llamado Acuático.
    En este relato se nos presenta una de las profesiones más importantes para asegurar la supervivencia del ser humano en esos momento, los acuáticos, quienes se encargan de controlar que el agua esté aislada de la naturaleza y controlada por tuberías para no ser desperdiciada. Esta forma de controlar el agua, se ve amenazada por los “terros”, personajes que buscan dejar el agua en libertad ya que creen que forma parte de la naturaleza y no están de acuerdo con el sistema establecido por el gobierno.
    Finalmente, el protagonista acaba convirtiéndose en un “terro” ,ya que en una supervisión, una mujer abre una de las tuberías, y aunque es atrapada el protagonista completa su tarea creando un estanque y dando paso a una naturaleza libre.

  10. En este relato, nos damos cuenta de la importancia que tiene el agua en el planeta, y lo difícil que sería la vida sin ella. Gracias a este relato, nos damos cuenta que hay muchas cosas que las malgastamos y derrochamos, porque tenemos suficiente para poder hacerlo, pero llegará un momento en el que esas cosas se acabarán, y en ese momento empezaran los problemas porque todo el mundo querrá seguir utilizándolas. Por eso nos debemos sentir afortunados y tenemos que valorar todo lo que tenemos.
    Por último decir que podemos hacer cualquier cosa cuando nos vemos en la necesidad de conseguir algo que es vital para nosotros como en este relato el agua, ya que el acuático se vuelve un terro, sin pensar lo que le podría suceder.

  11. Este relato me ha hecho pensar sobre la importancia de aquellas cosas que nos parecen comunes, habituales, y de las cuales seguramente algún día nos arrepentiremos de lo hecho en el pasado. Es mas creo que es un futuro que como las cosas sigan así no me sorprendería para nada. Debemos valorar aquello que creemos que no ha de serlo.

  12. ¿Deberíamos valorar más nuestra naturaleza y los recursos que utilizamos de ella? En este relato vemos que algo que actualmente no consideramos tan importante como es el agua, esta limitada. ¿Podría pasar esto en un futuro? Nadie puede contestar a esto sino se plantea hasta que límites que se pueden alcanzar si seguimos así. Posiblemente nueva profesión que aparece en el relato existiría, los “acuáticos”.
    El autor con cada relato hace que nos paremos a pensar sobre lo que de verdad importa, en como nuestros avances pueden llegar a destruir la vida natural esa que consideramos bella y libre, para que se convierta en algo artificial y sin su esencia propia.

  13. En este relato el autor nos presenta a los acuáticos, una profesión futurista especialmente caracterizada por el rigor y atención de aquellos que la desempeñan: tan sólo tres días de fiesta tras haber trabajado veinticinco días seguidos, una ducha matutina de tres minutos, el recorrido de vigilancia de la demarcación y, por último, el recorrido vespertino en sentido de las aguas.

    Esta profesión va acompañada de una tremenda soledad, siendo el sonido de las aguas su única compañía, por no hablar de los peligros de las infraestructuras fluviales, fácilmente rompibles por la misma naturaleza o la ignorancia humana. Sin embargo, la amenaza más peligrosa la representan los terros. Los terros son personas que pretenden cambiar, o mejor dicho, destruir, esta forma de vida dependiente de las tecnologías, y abogan por el retorno a la vida primitiva. Unos terros en particular, los misioneros hidráulicos, pretenden “liberar” el agua, y realizan perforaciones en las tuberías con el objetivo de crear estanques en los que puedan vivir animales e incluso determinadas especies vegetales.

    Como ocurría cada año, en las temporadas en las que el agua era más emergente, se llevaba a cabo una minuciosa inspección. Sonia, la inspectora que controla la región del protagonista, hace ver a nuestro narrador las maravillas de la naturaleza, el olor del monte, las flores, la belleza del agua libre… Y, ¿el amor?. Sonia despierta en el guardián sus sentimientos primitivos, el anhelo de una vida pasada llena de belleza, plantas, animales, ríos, manantiales… Desmorona la rigidez y tensión del protagonista y finalmente hace que se convierta en un terro.

    Una vez más, un relato fluido y entretenido que te hace consciente (como Sonia a nuestro protagonista) de la belleza de los paisajes con los que contamos hoy día, y la importancia de mantenerlos a salvo. Lo que más me llama la atención de los relatos que hemos leído hasta el momento es la genial capacidad del autor para combinar hechos ficticios con la realidad, y cómo todos estos cuentos, aunque narren historias diferentes, están relacionados entre sí y tienen un fin común: despertar en nosotros el interés por “lo primitivo” y no hacernos caer, como ocurre en estos relatos, en las nuevas y dependientes tecnologías.

  14. Acuático

    Aquí se nos muestra uno de los trabajos más importantes de este mundo futurista, es el trabajo de Guardián del Río, los Guardianes se encargan de proteger las canalizaciones de agua, ya que este es un recurso que debe ser controlado. También se puede ver la otra cara de la moneda (Los Terros) personas que quieren que el agua vuelva a correr libre.
    Este capítulo me ha resultado algo sorprendente y tiene un final impactante, en mi opinión es uno de los capítulos que debemos leer y disfrutar

  15. En este capítulo se nos presenta al agua como un bien indispensable que se ve vigilada por unos guardianes, “acuáticos”. Esta profesión no solo tiene la función de vigilar el agua y de enfrentarse a los “ecoterros ” sino que tienen que hacer frente a vivir en soledad. Los terros son los enemigos de los guardianes, los ladrones del agua.
    Como la vida en la cuenca es una vida vacía, la visita de cualquier individuo provoca sentimientos a los guardianes. Ahí se ve como los acuáticos solo necesitan compañía que les escuche pero en esta ocasión la compañía era errónea. Esta mujer que había conseguido indagar en el corazón del guardián, resulto ser un terro, que solo tenía interés por el agua y no por el guardián como él creía.
    En mi opinión, cada capítulo que leo más me gusta ya que José María Merino nos muestra un mundo ficticio en el que las cosas no son como aparentan ser y eso sí se parece al mundo de hoy en día.

  16. En este relato se descreibe el funcionamiento del agua en esa época.El agua ya no corre en libertad por los ríos sino por el interior de grandes tuberías, los guardianes encargados de vigilar estas estructuras están sumidos en una soledad absoluta, no se comunican con nadie. Para colmo la gente toma por terroristas a los ecologistas que quieren volver a ese pasado en el que el agua corría libre por los ríos. El malgasto de agua ha sido tan grande en los últimos siglos que si puedes permitirte una ducha de cuatro minutos eres todo un privilegiado.
    Es muy insteresante la forma en la que una persona puede cambiar de manera tan radical sobre la opinión de la naturaleza y que ese cambio haya sido influenciado por el amor, poniendose en peligro a sí mismo y a su trabajo.
    Me ha parecido un relato entretenido pero sobretodo interesante, ya que nos hace reflexionar sobre ciertos aspectos de nuestra vida y de la sociedad en la que vivimos ya que en un futuro puede que las cosas no sean tan distintas y disparatadas como las que cuentan en este relato.

  17. Acuático:
    Este relato al principio me ha costado entenderlo. Es un capítulo cargado de enseñanzas, en el que es uso del agua ha pasado a ser solo para sobrevivir, ignorando al resto de los seres vivos, y a otros usos lúdicos (seguramente por su escasez). Al final del relato, el guardián descubre lo bonito del agua, el dar vida a otros seres (animales y plantas), que tienen todo el derecho a vivir como nosotros, y se acaba convirtiendo en un “terro”, que en mi opinión, crear ecosistemas fuera de los conductos, no es terrorismo.

  18. Tras leer este relato, “Acuático”, surge en mi cabeza la duda de si realmente podrá ocurrir algo parecido en nuestra futura sociedad, y sinceramente pienso que si nos seguimos comportando de la manera que hasta ahora, utilizando el agua como un recurso ilimitado, desgraciadamente podría pasar, de tal modo que darnos un ducha de 3 minutos se convertiría en un gran privilegio. Y además esta pasaría de estar “libre” circulando por el cauce de los ríos, o en mares y embalses para encontrarse “encerrada” en un sin fin de cañerías controladas por un “acuático” que reconociera el buen funcionamiento de estas, situación que el autor nos muestra en este relato.

    Donde nos explica la aparición de esta nueva profesión, la de acuático, como una persona encargada de controlar las cañerías e infraestructuras por las que discurre el agua y de perseguir a todos aquellos que se encargan de ponerla en “libertad”, extrayendola de las cañerías y disponiéndola en embalses con animales, peces y plantas, simulando la naturaleza de años atrás, a los cuales define como “terros”.
    Y es después de una revisión anual llevada a cabo por dos inspectores cuando nuestro protagonista se convierte en uno de estos, ya que la inspectora le había hecho ver la belleza de la naturaleza en libertad y salir de su idea de ver el sonido del agua al chocar contra las cañerías como un simple sonido vacío el cual le acompañaba en su diaria soledad.

    Una vez más, el autor consigue que nos planteemos preguntas sobre nuestro futuro y lo que este nos depara a través de la ciencia ficción.

  19. Este tercer capitulo nos lleva al futuro de mano de una nueva profesión, el acuático. Este consiste en ser guardian y vigilar las aguas y las tuberias que la conducen a las ciudades donde es consumida. Es un trabajo muy solitario y a mi parecer extremadamente aburrido, cuenta con 25 dias de vacaciones al año y con la ventaja de agua abundante para sus duchas, (se ve que el resto de la población la tienen limitada) . Este sistema de vigilancia cuentan con la amenaza de los “terros”. Gente que está en contra de el control del agua y defiende su libertad como hace siglos. Pues es que, ahora el agua circula por tubos, no hay rios, ni lagos, ni estanques…. El relato cambia a raiz de la visita de inspecion de Sonia, una terro realmente. Esta le abre los ojos al guardian y le hace ver las ventajas que suponen tener el agua libre. Finalmente, el guardian se acaba convirrtiendo en un terro.

  20. “Acuático” es,junto con los otro dos relatos,un relato futurista e interesante.
    En el futuro, debido a la insufiente cantidad de agua, se desarrolla un nuevo trabajo:el guardián. Este,vigila el agua todo el tiempo y ,en concreto, nuestro protagonista se siente solo.
    Debido a su escasez,el agua se ha convertido en un bien privado y personas como los “terros” luchan porque este bien vuelva a ser público como en el pasado.
    Un día,unos inspectores van a revisar las infraestructuras de las aguas. Uno de los inspectores era una mujer,la cual empieza a tener cada vez mejor relación con el guardián.Hasta el punto que este se enamora de ella,deja su puesto de trabajo como guardián ( a pesar de los peligros que esta decisión conllevan) y pasó a formar parte de los terros.
    Gracias a Sonia, el guardián pudo apreciar la libertad de la naturaleza y dejar de lado la soledad anterior.
    El relato me ha parecido muy ingenioso y me ha encantado el toque de romasticismo de este.

  21. Percibo un claro paralelismo con “Ese Efe Can”, y habría que avanzar en la obra para confirmarlo, pero parece que solo las mujeres tienen dos dedos de frente y los hombres son unos panolis.

    El fanatismo inicial del protagonista es destrozado por la humanidad de Sonia, que me recuerda a la doctora Lozana del anterior relato, que chocaba de frente con lo tonto que era el protagonista. Al menos el de este relato no parece tonto, solo pánfilo. Pero le entendemos, ¿verdad? El pobre tan solo, junto al río, las maquinenas de los edenes… Es normal que, si uno nunca ha cultivado esas “capacidades”, no las desarrolle. Y así le ha ido.

    Como a las obras que estudiamos en literatura universal y en lengua, deberíamos hacer un estudio profundo de este hecho: la sociedad no solo sufre el cambio climático sino que pierde todo afán social, ¡pero la sociedad “masculina”!

    En otro orden de cosas, parece que a toda autoridad se presenta un movimiento de oposición. La autoridad y el sobredesarrollo tecnológico desnaturalizan al hombre, y mantengo, le vuelve panoli. Solo la naturaleza le puede devolver lo que ha perdido, el afán de vivir, que solo los “rebeldes” mantienen.

    Es algo bello, una idea bonita. Y triste. Espero que seamos capaces de revertir nuestra propia debacle, ya en progreso, tanto en “panolidad” como en la destrucción de nuestro entorno.

  22. Este relato nos hace reflexionar sobre el bien más necesario y a veces, el menos valorado, el agua. Puede que en el futuro sea así, con tantos controles y profesiones dedicadas exclusivamente a ”vigilar el agua” y entonces es cuando nos arrepentiremos de tanto derroche.Por otra parte, muestra la fuerza del amor, de quien es capaz de dejar todo , incluso convertirse en todo lo contrario a lo que son, ”únicamente” por amor.

  23. Este tercer relato muestra un futuro con una impresionante escasez de agua, y una gran seguridad para evitar que se derroche la mas mínima parte de este agua dulce.
    Los acuáticos son los encargados de esto, de que no se desperdicie ni una gota de agua. Viviendo en absoluta soledad y sin apenas días de descanso. Su cometido es recorrer todos los días el terreno que le esta asignado, para ver si hay alguna irregularidad.
    Los térreos, son una especie de ecologistas del futuro, quieren impedir que se controle el medio natural. Quieren que todo sea libre, el agua, y que el crecimiento de la vegetación y los animales no estén controlados por el ser humano.
    El personaje, cambia su manera de pensar con el transcurso del relato. Al principio muestra claramente lo que piensa sobre el malgasto de agua en las ciudades, los estanques y sobre todo su odio hacia los térreos. En cambio al final de la historia el guardián deja que el agua salga de los conductos para que crezca un ecosistema libre
    .

  24. Una vez más, el autor de este libro vuelve a sorprenderme. Me explico, en este mundo hay miles de cosas que son fundamentales para nosotros, pero que como las hemos tenido desde que nacimos y nunca hemos notado su falta, pues no les damos la importancia que realmente tienen, es decir, las menospreciamos.
    Un ejemplo de esto, sin ir más allá, es el agua, un elemento cotidiano en nuestro día a día y sin el cual nosotros no podríamos vivir. En este relato el autor nos quiere hacer ver la importancia que tiene este elemento.
    El autor crea un personaje que ha dedicado su vida, única y exclusivamente, al curso que debe seguir el agua, él se debe encargar de que esta siga la demarcación acordada y que no fluya libremente, como quieren los “terros”, los grandes enemigos de los “acuáticos”. Este trabajador tenía un curriculum intachable y por su dedicación y esfuerzos le habían proporcionado beneficios como el del suministro de agua durante tres minutos al día.
    Una vez al año, el guardián recibe la visita de unos inspectores, en este caso, inspectora, una mujer que realmente sabe apreciar los placeres de la vida tan simples como el olor del monte, esto para ella era gloria y en cambio, el guardián, después de tantos años allí, jamás se había fijado en ese minúsculo detalle.
    Fue por esto por lo que el guardián decide convertirse en un terro, se da cuenta de que un elemento tan valioso como el agua no puede estar retenido.
    Esto me hace afirmar lo que ya pensaba desde hace tiempo, no apreciamos lo que realmente tenemos, hasta que lo perdemos.

  25. Nuestro protagonista es un acuático. Un hombre cuyo trabajo consiste en vigilar un extenso territorio de circuitos de agua. En su mente no cabe la idea de que se desperdicie una sola gota. Ha sido educado para ello.
    Esto me hace pensar en un futuro donde la escasez de agua obligue a los gobiernos a su control y por supuesto… puesta la ley aparecen los que la infringen, por diversos motivos, lucrativos o ecológicos. Estos son los “terros”.
    Este guardián se ha acostumbrado a la soledad de su oficio, que realiza como un autómata con una meticulosidad extrema. Tanto es así que es capaz de distinguir la estación del año por el sonido del río dentro de una tubería. Yo no puedo imaginarme los ríos de ésta forma.
    Algo cambia en él o más bien se despierta con la visita de dos inspectores. La inspectora resulta ser una misionera hidráulica, o sea un terrorista para la ley. Ello le hace descubrir el olor, la belleza de los seres vivos…
    El guardián cumple con su trabajo entregándola a la policía pero él se convierte tras la partida de los policías e inspectores en otro misionero fascinado porque la vida se abre paso en lugares recónditos.
    Este capitulo me ha gustado mucho porque me ha hecho ver un futuro no tan lejano y reflexionar mucho sobre nuestro bien más preciado.

  26. Este relato se centra en un personaje, un acuático, cuyo oficio se basa en procurar que el ramificado sistema de captación de agua funcione a la perfección, pues su función es ser el “guardián del río”. En una época donde el bien más preciado, el agua, escasea, es necesario no desperdiciar ni una sola gota por la supervivencia de la humanidad; de ahí la importancia de este solitario y entregado oficio. Ya que, el acuático, hasta su retiro a los cincuenta años, se encarga de trabajar largas horas en absoluta soledad, lo que podía deprimir e incluso trastornar a muchos de ellos. Este no era el caso del protagonista de este capítulo, pues él se había conseguido acostumbrar a lo que su trabajo conllevaba y, con el tiempo, había llegado a disfrutar y apreciar este oficio. Su visión sobre la naturaleza y el agua era acorde a su labor, todos eran recursos que era necesario no desperdiciar para su utilización por el ser humano. Todo cambiará cuando conozca a Sonia, la encargada junto con el malhumorado Oto de la inspección anual, una ecoterro (defensora del retorno inmediato a la vida primitiva) de incógnito. Ésta intentará de manera oculta, durante la su estancia en el lugar, derivar agua de las tuberías hacia un espacio alejado donde generar una laguna con biodiversidad. Su percepción de la naturaleza, no como un simple recurso que utilizar sino como algo bello, hermoso y libre, cambiará la mentalidad del protagonista. Cuando los acontecimientos lo lleven a descubrir las verdaderas intenciones de su nueva amiga (crear un estanque natural), éste se verá obligado a detenerla y llamar a la patrulla policial; no obstante, la influencia de esa afectiva compañera lo llevará a verse incapaz de “clausurar la fuente furtiva” y, finalmente, a convertirse en un terro defensor de la naturaleza libre.

    Estos relatos nos permiten conocer un futuro no muy lejano y bastante plausible, escritos con una sencillez y delicadeza que nos permite disfrutar de la lectura con amenidad.

  27. Como observamos en este relato, aparece una profesion futurista conocida como ‘los acuaticos’ personas encargadas de controlar la suministración del agua, decimos que es futurista ya que en la actualidad la suministración del agua no está tan controlada como lo esta en este relato. Si algo me llama la atención es sobre todo como nos hace pensar si de verdad en un futuro el agua podra estar controlada de tales maneras sin olvidar las consecuencias que esto puede traer.

  28. El tercer relato en el que nos sumerge el autor es “Acuático”, otro cuento sobresaliente. La verdad que me ha parecido muy interesante el hecho de que una persona cambie de manera tan radical porque ha descubierto que la naturaleza es más bonita cuando se encuentra libre.
    En el cuento encontramos dos posturas: los acuáticos que son guardianes del cauce de los ríos y por otro lado tenemos a los terros quienes desean volver a la época en la que el agua corría libremente por los valles. También aparece el tema del amor y aparte de que aparece ese sentimiento en nuestro protagonista también le ayuda a darse cuenta de que en libertad todo es más bonito.
    Me ha gustado mucho y creo que es curioso el cambio, radical, del protagonista influenciado por el amor, aun sabiendo que también se pone en peligro a sí mismo y su trabajo, ya que casi sin querer se convierte en algo que odia. Otra vez el autor lo ha conseguido, nos ha transmitido un cuento en que la libertad es lo más importante y que solo necesitamos que venga alguien que nos haga cambiar la manera de ver las cosas.

  29. El capítulo “Acuático” se centra en una nueva profesión futurista, los Acuáticos. Esta profesión surge ante la escasez de agua, un bien muy preciado que debido al despilfarro del mismo en tiempos pasados escasea en este mundo futuro. El autor realiza por tanto en este capítulo una crítica al derroche actual del agua pese a que todos sabemos que tarde o temprano, este bien tan escaso traerá graves problemas de subsistencia si no intentamos mejorar la situación. Esta situación de escasez queda claramente ejemplificada en uno de los privilegios ostentados por los Acuáticos; la ducha diaria de 3 minutos.
    También es observable el poder del sentimiento amoroso real, que ha ido siendo reemplazado muchas veces por robots. Este sentimiento, surgido ante la presencia de la inspectora, una de las pocas mujeres con las que ha podido tratar el protagonista en su vida (debido a la soledad de su trabajo) hace evolucionar drásticamente al protagonista a lo largo del capítulo: desde el inicial desprecio a los terros, hasta finalizar convirtiéndose en uno.
    Había varios tipos de terros, que atentan contra la controlada circulación del agua en tuberías en lugar de discurrir libremente, tal y como estamos acostumbrados hoy en día, para evitar así el derroche innecesario de la misma. Los terros más peligrosos eran los ecoterros (partidarios del retorno a la vida primitiva) y los misioneros hidráulicos (partidarios de la liberación de agua para formar lagos e introducir en ellos seres vivos, como en el pasado).
    Gracias a la inspectora, el protagonista se va dando cuenta de las pequeñas cosas que hacen maravillosa la naturaleza en la que vive, como el olor del campo, los seres vivos o la belleza del agua en libertad.

  30. Acuático.
    Este relato empieza hablando sobre la soledad que le transmitia el curso del agua, sabia reconocer los diferentes tonos que ésta producia dependiendo por donde cursara.
    Él se encargaba de que todo estuviera en orden y no hubiera ninguna anomalia. Cada mes habia una inspeccion en la cual esta vez, vino una mujer por la cual nuestro protagonista se quedó cuanto menos estupefacto por decirlo de alguna manera, lo que él no sabia es que ella era un terreo, lo que mas temia. Aquellas personas que se encargaban de cargarse la naturaleza, politica, sociedad pero en este caso nos quedamos con la primera.
    En ninguno de los casos me hubiera imaginado que ella fuera una terreo pero creo que al menos este relato te muestra que las apariencias engañan y que no debea fiarte de nadie por su apariencia.
    Una vez leido leido el libro, lo recomiendo totalmente porque aunque los capitulos no tengan nada que ver el autor los va relacionando con frases sueltas posteriormente.

  31. Está claro que en este relato se nos habla de una profesión futurista, idealizada, la cual consiste en los “acuáticos”. Estas personas se dedican a controlar todos los afluentes y manantiales de agua dulce que en el pasado se dejaban “libres” sin que nadie los introdujese en determinados circuitos. Se describe como un trabajo con alguna ventaja pero fundamentalmente lo caracteriza la desventaja de la soledad y ese ambiente agrio al que el protagonista logra acostumbrarse mediante algo tan sencillo como reconocer el rumor del agua que le acompaña durante todos los años que lleva trabajando en esas largas jornadas.
    Además, se puede observar que en ese periodo sin apenas estar en contacto con seres humanos logra sentir algo por una mujer que acude junto a un hombre a revisar su trabajo. ¿Amor? ¿Anhelo? Podemos desarrollar nuestra imaginación porque no está del todo claro pero una cierta simpatía claramente.
    Por último, hay que destacar la figura de los “terros”: personas que consiguen desviar las aguas de esos circuitos para conseguir a expensas de que está prohibido, construir ciertos manantiales libres como en la antigüedad para que convivan peces y vegetación a su vez en ellos. El propio protagonista, en contrariedad con su trabajo acabará fomentando ésto pero con mucho cuidado de realizar su trabajo correctamente y no ser descubierto.
    Quizás este relato es el que menos me ha gustado por el tema que trata pero hay que seguir reconociendo la facilidad del autor para adentrarnos en mundos tan poco conocidos e imaginarios de una forma “coherente”.

  32. En un futuro, quizás no tan lejano, existe una nueva profesión la de los acuáticos, personas dedicadas a vigilar el caudal controlado de los ríos, ya que es un bien demasiado escaso. Frente a los acuáticos se encuentran los ecoterros, quienes crean tuberías a partir del empalme en una de las tuberías principales, con el fin de que se formen pequeños lagos o pantanos donde introducen peces, anfibios y plantas;estos lo que buscan es volver a crear una naturaleza como la de antaño que poco a poco fue destruyendo el ser humano.
    Este relato me ha hecho reflexionar sobre como utilizamos el agua, puesto que debido a nuestro egoísmo puede que en un futuro acabemos estando esclavizados por la escasez del agua. Por ello puede que sea el momento de cambiar el chip.
    Tras la lectura de los tres breves relatos ya voy entendiendo mejor la intención del autor, que a través de la ciencia ficción nos va mostrando nuestro posible futuro si continuamos por el camino que llevamos en la actualidad.

  33. Este último relato titulado, acuático, es el mas sorprendente ya que hay un final inesperado, al menos por mi parte.
    Nos muestra que el agua es y seguirá siendo un elemento fundamental en nuestras vidas y en el futuro mas aún debido a su escasez, por lo que se desarrolla un nuevo trabajo, el de guardián, no muy agradable por tenerte ocupado la mayoria del tiempo y estar solo. Como cada año van dos inspectores para ver si el agua y las infraestructuras están bien y en este caso uno era una mujer que a lo largo del relato va teniendo una relación con el guardián y le enseña y le hace entender el agua y la naturaleza.
    Al final, se descubre que la mujer es una terro, que quiere robar el agua y el guardián la deteine y la envía a la cárcel junto a su compañero, pero después de éstos acontecimientos, el guardián también se convierte en uno, porque esconde parte del agua a los siguientes inspectores, ya que la mujer le había enseñado a liberar la naturaleza.

    Me ha gustado mucho y espero el siguiente para ver con qué me sorprende.

  34. En este tercer relato, el agua es un bien preciado necesario para nuestra supervivencia que hace que me de cuenta de lo poco que lo apreciamos. Estamos acostumbrados a tener agua en cualquier parte, y no pensamos que algún día no haya agua libre como dice este relato. Los acuáticos se dedican a vigilar el agua para que no se desperdicie, creen que los estanques o los manantiales desperdician el agua. Y los terros son los que quieren que el agua fluya libre.

    El protagonista, un acuático, lleva mucho tiempo es su trabajo, es un veterano, y es perfecto en sus tareas, hasta que conoce a una mujer después de mucha soledad, que le hace apreciar cosas simples como el olor de la naturaleza. Al fianl, se convierte sin saberlo en un terro por cuidar de un pequeño estanque.

  35. A mí,este último relato que hemos leído es el que más me ha gustado,porque quieres saber qué pasará al final,aunque creo que el final se veía venir.
    En “Acuático” el autor nos muestra esta vez una visión del futuro relacionada con el agua,un bien preciado que hay que cuidar,y para ello están los acuáticos,esas personas responsables de que nada ni nadie pueda alterar el agua,ni dejarla libre,sobre todo los “terros”,aquellas personas que quieren que el agua vuelva a fluir libre como en el pasado.
    El protagonista es un acuático,habla de su profesión pero ésta tiene un inconveniente,hasta los 50 años tienes que vivir en la soledad,sin nadie que te acompañe,y él habla de que con el tiempo ha aprendido a vivir solo pero que el agua le hace muchas veces compañía.
    Un día,como todos los años,se presentan en su sección dos supervisores para comprobar que todo funciona correctamente,son un hombre y una mujer;ésta,va a tener una serie de conversaciones con el protagonista acerca del paisaje,y el agua,y la naturaleza que harán que el acuático vaya cambiando poco a poco su forma de ver todo.
    Finalmente,se descubre que la supervisora era una terro y es encarcelada,pero el acuático,al final,también se convierte en uno de ellos,habiendo comprendido que el agua debería fluir libre para todos los seres vivos del planeta.

  36. En este nuevo relato, José María Merino nos muestra un mundo futuro donde el agua es unos de los bienes más preciados y es por eso que circula por tuberías custodiadas y vigiladas por los “acuáticos”, que son los encargados de revisarlas cada día en aquella demarcación que les ha sido designada para evitar que los “terros” -y en su caso los “ecoterros” (ladrones y terroristas)- puedan robarles el agua.
    La profesión de los guardianes del agua es muy solitaria y uno está supeditado a ella hasta que cumple los 50 años, momento en el cual recibe una serie de privilegios como créditos mensuales y un apartamento cercano a la costa, además de la ventaja de poder ducharse y lavarse cada día durante tres minutos.
    Al final del relato, nuestro guardián, una persona hasta ahora intachable en todos los aspectos de la vida, acaba teniendo un cambio en sus ideales debido a que conoce a una mujer, que le corrompe a través de la ternura y las emociones.
    Nuevamente el autor nos deja ver como un hombre solitario puede cambiar por completo ya que el amor lo mueve todo, y en este caso, incluso hace que él mismo se convierta en un “terro”.

  37. En el capítulo “Acuático” nos presentan como protagonista al guardián del agua. Es un trabajador cuya misión es cuidar que el agua no se desperdicie y que no brote libremente. Tiene que realizar vuelos diarios de vigilancia a lo largo del recorrido, repasar la información de las cabinas y revisar los detectores de intrusos.

    En la posición opuesta al guardián se encuentran los terros. Los que más le pueden influir son los ecoterros, que son fanáticos que defienden la vuelta a la vida primitiva, cuando brotaba en libertad. También son contrarios al uso del aire acondicionado, a los campos de golf y a las pistas de hielo que hay en nuestras ciudades. Los ecoterros menos fanáticos se llaman misioneros hidráulicos, que abren surtidores muy bien disimulados para derivar el agua a zonas lejanas a la vigilancia de los guardianes del agua, crean pequeñas lagunas y las llenan de peces, anfibios y especies vegetales.

    La vida de los guardianes del agua es muy solitaria. Para poder sobrellevarla, a nuestro protagonista le tuvieron que tratar al principio. Ahora puede sobrellevarlo bien con los descansos de 3 dias cada 25 días de trabajo, en los que acudían a divertidores, clubes y edenes. Además, disponen de 25 dias de vacaciones al año, con descuentos en los aerotransportes. También pueden jubilarse a los 50 años, con una pensión y la propiedad de un apartamento no alejado de alguna costa.

    El cambio que sufre nuestro protagonista a lo largo del capítulo se basa en que empieza a sentir. Al principio del capítulo, habla de sus deberes y obligaciones como guardián del agua. Tiene que hacer guardar el agua y lo cumple con diligencia. Hasta que conoce a Sonia, la inspectora, y le enseña a oler el agua y a apreciar la vida tan maravillosa que le rodea. Tras entregarla a la policía por ser una terro, descubre lo que Sonia le había querido transmitir. Entonces termina la creación de la laguna que ella no pudo acabar, la repuebla con peces y piensa como ocultarlo antes de la próxima inspección el año próximo.

    Estoy empezando a pensar en la posibilidad de un futuro con restricciones respecto a lo que disfrutamos ahora, por culpa del despilfarro de recursos naturales que son tan necesarios para la vida y que, por ello, pueden llegar a tener que restringir su uso para todos, por culpa de nuestra negligencia.

  38. Este tercer relato, es el que más me ha gustado. Me hace dudar un poco en que si de verdad existirá ese futuro, en el que no existan los ríos sino que el agua circule por grandes tuberías. Es sorprendente que aunque el gobierno es ese siglo controle todas las mentes, haya personas que sigan amando la naturaleza, como son algunos “terros”. Aunque si te paras a pensarlo un poco, la sociedad está controlada, pero la naturaleza jamás la podrán controlar totalmente. En mi opinión, aunque el agua vaya a través de grandes tuberías, siempre va a buscar su cauce natural, por lo que acabará destruyendo esa sociedad. El hecho de que un cuidador de estas tuberías, manipulado por la sociedad, pueda ser una de las personas que contribuya en la destrucción de la sociedad y la vuelta a la “prehistoria”, es impensable, pero sí que pueda ocurrir debido a la belleza que vio en la laguna.

  39. Este relato está ambientado en un futuro cercano, que personalmente espero que no llegue, ya que ¿dónde crecerá toda esa vegetación que estaba al lado del río?, ¿dónde se encontrarán los enamorados de nuestra poesía?…
    Para proteger el agua se ha creado un trabajo nuevo, el acuático, su trabajo no está bien pagado, él debe recorrer las tuberías de norte a sur y de este a oeste todos los días, para controlar el correcto funcionamiento de estas. En este trabajo también hay que perseguir a los terros, de los cuales puede haber de diferente tipos, teoterros, ecoterros, politerros…
    Cada cierto tiempo se acercan hasta esa zona unos inspectores que controlaban su trabajo, en este caso el acuático es atraído por Sonia, la cual a pesar de ser una inspectora, era una terro, lo que provocará que el propio acuático, introduzca anfibios y otros peces en zonas del agua de difícil acceso y visibilidad para que no sean descubiertas en próximas inspecciones.
    Es entretenido leerlo y de alguna manera la aparición de tantos sucesos en un tiempo reducido, hace que la intriga perdure hasta el final.

  40. He de decir que de los 3 relatos propuestos hasta hoy este ha sido el que más me ha hecho reflexionar.
    Resulta paradójico que nos resulte tan difícil comprender la importancia que desempeña en agua en nuestras vidas. Actualmente la consideramos como un bien ilimitado; como otros tantos aspectos que nos brinda la naturaleza.
    La raza humana se cree tan superior en su existencia que creemos poder controlar todo, no valoramos aquello que nos rodea (el agua, el aire, el sol…) son todas esas cosas las que realmente nos proporcionan el poder seguir viviendo.
    Somos tan inconscientes de ello, que somos incapaces de corregir nuestros actos, actos que se convierten en auténticos peligros y atentados naturales. Puede que cuando finalmente nos demos cuenta sea demasiado tarde y tengamos que tomar medidas tan radicales como las que se presentan en este relato, puede que tengamos que convertirnos guardianes lo cuales humanicen aspectos hasta entonces considerados naturales.
    Ahora mismo consideramos que hechos como los que se plantean en estos relatos de José María Merino, son únicamente fruto de su imaginación, pero… ¿podría darse esta supuesta fantasía en un futuro no tan lejano como consideramos?
    Puede que llegue el momento en donde el agua deje de correr en libertad por los ríos, manantiales, lagos y mares… pude que los cauces sean sustituidos por grandes conductos y que olvidemos la música que produce la naturaleza salvaje debido una ficticia adaptación de esta por el hombre.
    Es posible que algún día los ecologistas, lo amantes de la naturaleza sean los locos de la sociedad, y no sólo locos, sino auténticos criminales “terros”. Que aquellos que sepan apreciar los lugares si huella humana sean considerados bichos raros.
    Actualmente vivimos demasiado ocupados mirando hacia nosotros mismos, derrochando, malgastando y maltratando un mundo que no es posesión de nadie. Quizás con esta actitud llegaremos a un punto en donde poder darse una ducha de poco más de 3 minutos sea todo un privilegio.
    En resumen me gustaría terminar e incitar a seguir reflexionando a cerca de este tema con la frase que más me ha llama la atención: “ las montañas forman parte de un cuerpo también vivo y palpitante, que todo ello es hermoso cuando se contempla con los ojos propicios a comprenderlo”.

  41. En este capítulo el autor nos muestra otra de las profesiones más importantes en este nuevo mundo; acuático.
    Ahora que el mundo tal cual lo conocíamos ha cambiado radicalmente, el agua es un bien muy preciado que no se permite que fluya libre como antaño.
    Cosas como esas son posible gracias a ellos, los acuáticos. Estos, además de mantener todo en orden deben enfrentarse a personas que siguen pensando que las cosas estaban mejor como antes y pretenden que el agua vuelva a fluir libre; los terros.
    Un buen día, cuando en la revisión anual dos supervisores van a examinar la parcela perteneciente al acuático protagonista, comienza una historia de amistad (o quizá algo más) entre él y la supervisora. Esta, le muestra una visión distinta del mundo, que él como otros muchos, tiene del entorno en el que viven. Le muestra la belleza del paisaje, el olor del bosque…cosas que hasta ese momento a él le habían pasado inadvertidas.
    Sus charlas con ella, le hacen reflexionar y percatarse de lo bello de la naturaleza libre hasta tal punto que,incluso después de ser descubierta y encarcelada por ser una terro, nuestro acuático se convierte en lo que más odiaba, uno de ellos.

  42. En un mundo donde el agua ya no corre en libertad por los ríos sino por el interior de grandes tuberías, los guardianes encargados de vigilar estas estructuras están sumidos en una soledad absoluta, teniendo que conformarse únicamente con el sonido que hace el agua al circular por las tuberías. El mundo se ha convertido en un lugar de locos, donde la gente se conforma con placeres ficticios y toma por terroristas a los ecologistas que quieren volver a ese pasado en el que el agua corría libre por los ríos. el malgasto de agua ha sido tal en los últimos siglos que poder disfrutar de una ducha de tres minutos se ha convertido en todo un privilegio.
    Todo puede cambiar cuando en la soledad se entra en contacto con lo real, cuando un alma solitaria siente un roce de cariño. Ese contacto con el exterior es capaz transformar a una persona y hacer que vea las cosas de manera diferente.
    En definitiva, un relato entretenido e interesante, que nos hace reflexionar sobre ciertos aspectos de nuestra vida y nuestra sociedad actual que podrían hacer que en un mundo futuro las cosas no fueran del todo distintas a las relatadas.

  43. Acuático.
    De nuevo, el autor nos presenta otro cuento cargado de enseñanza, contrastes, críticas, etc.
    El tema principal del relato es fácil de adivinar, el agua. ¿Qué sería del mundo sin este preciado líquido? Nada.
    Aparece un nueva profesión, la de acuático, o guardianes del agua. No es un trabajo fácil de realizar. Un acuático debe hacer frente a numerosas adversidades, vive en soledad, trabaja muy duro… En fin, estoy seguro de que es una profesión que no agradaría a todo el mundo.
    Ya en el final del relato, se produce un giro de los acontecimientos y, el protagonista, que hasta ahora había sido un acuático, se convierte en un ladrón de agua, o lo que en el cuento se conoce con el nombre de “terro”.

  44. Este es mi tercer relato y he de decir que al principio ha sido muy difícil imaginarmelo y por ello entenderlo, pero finalmente lo he disfrutado, aprendiendo a valorar ese bien al cual hoy en día podemos acercarnos y verlo sin limitaciones, el agua.
    Ser acuático es una profesión futura, tratará de cuidar las aguas de nuestras ciudades, protegiéndolas así de los terros , personas que están en contra de la conducción de las aguas atreves de cañerías sin dejar espacios libres.
    Al final de este relato la presencia de una mujer hace que el propio acuático cambie de opinión sobre el funcionamiento del agua.

    Personalmente ha sido entretenido pero me han surgido un par de dudas: ¿Se seguirá llamando a la tierra , planeta azul? ¿Somos las personas del presente las culpables de que en un futuro, algo tan natural como el agua, se convierta en algo sobre protegido?

  45. “Acuático”, “Ese Efe Can”, “De ratones y princesas” … son de nuevo “Cuentos de un futuro imperfecto” tras “Las puertas de los posible”.
    ¿Existe un futuro donde la poesía, el amor, el arte o la naturaleza no sean recuerdos de un pasado, también imperfecto, que tal vez añoramos? Jornadas de trabajo interminables, pequeñas recompesas al final del día – una birra, una pantalla- eficacia solitaria recompensada con hospitalidad mercenaria y amor profesional, quizás una vez al mes …
    Es difícil acoscumbrase a esa áspera soledad, a pesar de los fármacos … y sin embargo, al final, el sonido del agua domesticada te situa en el tiempo, te acompaña, se mete dentro de ti … Y aún así, un solo contacto real, un detenerse en el aroma del aire, un roce de la pasión de alguien, por algo vivo, espontáneo, cálido y fresco, esencia misma de la naturaleza …humana también, aunque se haya cubierto por esa deshumanidad que nos caracteriza …


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: