Posteado por: bliques | enero 19, 2017

Si esto es un hombre (Primo Levi)

Resultado de imagen de si esto es un hombreResultado de imagen de si esto es un hombre

 

RESUMEN
Primo Levi era un italiano de raza judía que fue capturado por los alemanes el 13 de diciembre de 1943. En este libro, “Si esto es un hombre”, nos narra, como superviviente del holocausto, su historia, los campos de concentración y desde un punto de vista más filosófico, cómo sucede, paso a paso, la destrucción de un hombre.
Después de ser capturado es llevado a un campo de concentración, Fossoli, en Italia. Pero su estancia allí es breve puesto que son trasladados a un campo mucho más famoso hoy en día, Auschwitz. Allí aprende el día a día de un campo de concentración con los millones de dificultades que se encuentran como, por ejemplo, el idioma, puesto que en estos lugares, o entiendes, o mueres.
Primo Levi nos cuenta los aspectos más desconocidos de la vida en un campo. La importancia de los zapatos, de nunca dejar de vigilar tus pertenencias, del comercio, de la comida, del trabajo… Pero en especial narra cómo ya no es el dolor o el agotamiento lo verdaderamente cruel, sino la desesperación y la destrucción de todo resquicio de humanidad que sufre un hombre cuando es llevado a este tipo de situaciones tan extremas.
A lo largo del libro nos relata la historia de diferentes compañeros, su evolución de inexperto en el campo a veterano y su selección como químico, algo que prácticamente le salvó la vida.
Finalmente cuenta su liberación en enero de 1947. El campo fue evacuado y él se quedó atrás por padecer la escarlatina. Tuvieron que sobrevivir diez días en el terreno deshabitado y con la debilidad de un enfermo hasta que llegaron los rusos y les sacaron de ese infierno creado por el propio ser humano.

OPINIÓN PERSONAL
El mejor calificativo que se le puede dar, según mi punto de vista, a este libro es el de inverosímil. Dicho así, suena demasiado frívolo. Lo que pretendo expresar es más bien el deseo que se siente de que nada de esto sea real, de que el ser humano no sea capaz de cometer tal atrocidad, de querer suplicar a los dioses existentes y no existentes que todo sea un pesadilla, un mal pensamiento o, en el mejor de los casos, una novela ficticia de terror. Pero lo cierto es que no es así.

Lo más destacable de este libro no es la escritura, aunque desde luego me ha parecido limpísima y de una belleza simplificada perfecta, ni la historia, a pesar de su impacto; sino más bien la intrahistoria que desarrolla sobre la moral humana, lo que nos hace ser hombres.
A lo largo del relato, intercalados entre historias atroces, nos encontramos con pequeños textos reflexivos sobre el pensamiento de un hombre. Destaqué seis en concreto. El primero sucede antes de ser trasladados en tren a Auschwitz y la frase que más destaca, para mi gusto, fue “Sólo un estupor profundo: ¿cómo es posible golpear sin cólera a un hombre?” (Capítulo ”El viaje”). Para mí esta frase es determinante, puesto que dirige tu pensamiento a la incertidumbre, al terror que van a vivir y a la duda más absoluta de cómo un hombre puede ser capaz de realizar tal atrocidad.
El resto de pasajes te muestran cómo, tras ser sometidos a la vida de un campo, pierden completamente la humanidad. “El infierno debe de ser así, una sala grande y vacía y nosotros cansados teniendo que estar en pie, y hay un grifo que gotea y el agua no se puede beber, y esperamos algo realmente terrible y no sucede nada y sigue sin suceder nada. ¿Cómo vamos a pensar? No se puede pensar ya, es como estar ya muertos.” (Capítulo “En el fondo”). “Entonces por primera vez nos damos cuenta de que nuestra lengua no tiene palabras para expresar esta ofensa, la destrucción de un hombre.” (Capítulo “En el fondo”). “¿Por qué el dolor de cada día se traduce en nuestros sueños tan constantemente en la escena repetida de la narración que se hace y nadie escucha?” (Capítulo “Nuestras noches”). “Se duda en llamarlos vivos: se duda en llamar muerte a su muerte, ante la que no temen porque están demasiado cansados como para comprenderla.” (Capítulo “Los hundidos y los salvados”).
Pero entre todos ellos destaca el último, aquel en el que Primo Levi se da cuenta de que se puede recuperar la humanidad, sucedido en el último período de tiempo en el campo, cuando los alemanes ya habían desaparecido y los enfermos intentan sobrevivir. Tras realizar una serie de trabajos, sus compañeros de barracón deciden ofrecerles su pan. “Fue aquel el primer gesto humano que se produjo entre nosotros. Creo que se podría fijar en aquel momento el principio del proceso por el cual nosotros, los que no estábamos muertos, empezamos lentamente a volver a ser hombres.” (Capítulo “Historia de diez días”).
En resumen, me ha parecido un libro fundamental para entender no solo la historia  sino al ser humano y darnos cuenta de que humanidad no significa, en todas las ocasiones afecto, comprensión o solidaridad.

Marta Macías (Bachillerato)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: