Posteado por: bliques | enero 29, 2017

El amor en los tiempos del cólera

Resultado de imagen de el amor en los tiempos del colera

El día de la muerte del doctor Urbino, Floretino Ariza vuelve a la vida de Fermina Daza, la viuda del doctor, para declararle su amor. Llevaba enamorado de ella desde que eran jóvenes, hacía más de cincuenta años.

Ya entonces Florentino, a través de cartas  le había expresado su desbordante amor, y ella le había correspondido. Pero, al no ser vista con buenos ojos esta relación por el padre de Fermina, serán alejados el suficiente tiempo para que Fermina deje de querer a Florentino, llegando a casarse con Juvenal Urbino. Esto sumerge a Florentino en una tristeza y pesimismo de la cual sólo se librará con la muerte de Urbino.

Personajes

Personajes principales

Florentino Ariza: protagonista de la novela. Se trata de un hombre sin ningún atractivo físico, principalmente en su juventud y que vistió de la misma manera sombría a lo largo de toda su vida. Le encantaba escribir sobre el amor. Pero su principal característica es su adoración hacia Florentina Ariza, en torno a la cual gira todo en su vida, incluso sus principios. Esto hace que haya momentos donde no sabría si se trata de un buen o un mal hombre, pues únicamente siente culpabilidad cuando siente que no le es fiel a su amor por Fermina, como cuando muere la palomera a manos de su marido por haberse acostado con Florentino y lo único que preocupa a este es que Fermina se entere de que se ha acostado con una mujer. Además, se trata de un hombre muy paciente lo cual se ve en su espera a Fermina durante toda su vida o en su lento ascenso en la empresa de su tío León.

Fermina Daza: mujer con una gran belleza,  proveniente de una familia con dinero y casada con Juvenal Urbino. Es muy orgullosa y odia el sentimiento de culpa. Hay dos rasgos de ella que me sorprenden de ella en ciertos momentos de la novela. Uno es su impulsividad al casarse con Juvenal Urbino (ya que apenas lo conocía y sentía hacía él cierto desdén), de donde deduzco que se casó con él por miedo a esa desoladora soledad que la rodeaba. El otro es el modo en el que experimenta su amor hacia Florentino, ya que nunca sé como va a reaccionar con él. Se desenamora de él en unos segundos, al experimentar el choque de la ficción (sus cartas) con la realidad (verlo en persona en el mercado). Pero al morir su marido, gracias a la paciencia y gran escritura de Florentino, ella se vuelve a enamorar de él, pero esta vez de una manera madura, basada en la experiencia. De este modo, Florentino acaba siendo el amor de su vida, ya que hacia Urbino sentía un gran cariño por haber compartido con él su vida, pero no amor.

Juvenal Urbino: marido de Fermina y miembro de una familia muy importante en la ciudad. Se trata de un médico muy prestigioso e introductor de técnicas modernas europeas, gracias a las cuales llega a prácticamente erradicar el cólera en su ciudad de Colombia, lugar donde transcurre la acción. De joven fue muy apuesto y codiciado entre las mujeres. Tenía una mente moderna al lado de sus vecinos gracias a haber estudiado en Francia. Esto se notaba en su manera de tratar a su mujer, de llevar la casa y de ejercer su profesión principalmente a lo largo de su juventud. Aunque esto no impide que le sea infiel a Fermina con otra mujer. Y, tras haber sido  un hombre con un enorme prestigio acaba muriendo de una manera muy vulgar, al caerse de una escalera intentando coger a su pájaro.

Personajes secundarios

Tránsito Ariza: madre de Florentino.  Posee una mercería donde también empeñan las mujeres sus joyas. Es el principal apoyo de Florentino y la persona que constantemente vela por su bienestar. En la vejez pierde la cabeza debido al alzhéimer.

León XII: tío de Florentino por parte de padre. Es quien mantiene a su familia cuando su padre se muere. Posee una empresa naval en la cual comienza a trabajar Florentino, ya que León es la única persona que cree en el potencial de este. Tras veinte años trabajando aquí, la empresa es heredada por Florentino.

Leona Casiani: mejor amiga de Florentino. Le está inmensamente agradecida ya que él le dio un trabajo en la empresa de su tío, donde fue ascendiendo gracias a sus grandes ideas y a su picardía. Este agradecimiento lo mostrará cuidando de él en todo momento, ayudándolo a ascender o cuando sea un anciano enfermo. Tiene una personalidad muy fuerte y es muy segura de sí misma. El amor de su vida fue un hombre negro que la violó en la playa y a quien estuvo buscando toda su vida

Lorenzo Daza: padre de Fermina, aunque apenas tienen relación. Es un hombre muy autoritario, apenas deja salir a Fermina de casa, prohíbe su amor hacia Florentino y echa a Escolástica de la casa. Además posee un temperamento muy fuerte y pocos escrúpulos, se hizo rico de manera ilegal.

Tía Escolástica: hermana de la madre de Fermina. Al comienzo de la correspondencia entre Florentino y su sobrina, sirve de puente para mandar las cartas de uno a otro.

 

Hidelbranda: prima de Fermina. Es una mujer feucha pero muy vivaracha.  Se mantiene a lo largo de toda su vida alegre y con energía, y aunque pasa décadas sin ver a Fermina debido a la distancia, ambas se profesan un cariño inmenso.

Mujeres con las que se acuesta Florentino: aunque Florentino siempre amó sobre todas las cosas del mundo a Fermina, amó paralelamente a otras muchas mujeres y experimentó  encuentros sexuales con cientos de ellas. Todas ellas compartían una autenticidad, todas eran fieles a sí mismas y actuaban de manera libre, sin plantearse en que iban a pensar de ellas, a diferencia de la mayor parte de las mujeres de la ciudad. Son mujeres bondadosas aunque cada una es muy distinta. La primera con la que se acuesta es con Rosalba, una  bella mujer con un hijo al que cuida con gran afán. Violó a Florentino en un camarote de manera fugaz. Después comienza a verse con la viuda de Nazareth, que era una gran persona a la cual libera Florentino de su luto y la opresión que este le causaba. Tras pasar por cientos de mujeres conoció a Olimpia Zuleta, una intelectual y poetisa soltera. Su último amor antes de morir Urbino es América Vicuña, una familiar de catorce años a quien Florentino cuidaba. Esta relación es totalmente turbulenta, ya que además de Florentino manipularla ganando su confianza desde pequeña y de la diferencia de edad de más de sesenta años, América se enamora de Florentino, y al dejarla éste súbitamente, América se sume en una profunda depresión que desencadena en su suicidio.

Opinión personal

Esta novela es un culto al amor, escrito de manera impecable. Enseñándolo indiferente al paso del tiempo, a la edad y al lugar. Pero este sentimiento tan desbordante por parte de Florentino hace que en ciertos momentos me resulte más una mezcla de obsesión con acoso, que amor. Acentuándose en su juventud, Florentino no es  que simplemente no piense en otra cosa, sino que llega a ponerse enfermo de amor, deja su vida de lado totalmente, pasa horas frente a su casa por verla unos segundos y la sigue alguna vez por la calle. Yo entiendo que el amor es un sentimiento intenso, no  creo que esto sea romántico, creo que esto es enfermizo. Aunque, llegado a la adultez, su manera de quererla es más madura, dejando sitio a otros amores y a su vida y debido al final, por esa paz que acaba consiguiendo parece que todo el sufrimiento que experimentó valió la pena.

Cristina Alcázar (Bachillerato)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: